EL NARCISISMO ALEXANDER LOWEN PDF

Cedere a questa tentazione comporta un abuso emotivo del bambino che si sostanzia nel capovolgimento dei ruoli, per cui il genitore si aspetta di essere emotivamente soccorso ed assistito dal figlio. Alla nascita il bambino incontra per la prima volta gli occhi della madre che lo seguiranno e rispecchieranno a lungo. In questo modo il bambino nega e perde se stesso. Trova i difetti su tutto e tutti, ma lui non si mette in gioco.

Author:Tygokus Gazuru
Country:Pacific Islands
Language:English (Spanish)
Genre:Spiritual
Published (Last):4 June 2015
Pages:327
PDF File Size:4.79 Mb
ePub File Size:6.50 Mb
ISBN:345-7-74463-438-5
Downloads:58458
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Shakashura



En el plano individual, denota un conflicto de la personalidad caracterizado por ocuparse exageradamente de la imagen propia a expensas del yo.

De hecho, niegan los sentimientos que contradicen la imagen que buscan. Los narcisistas carecen del sentido del yo que se deriva de la respuesta afectiva corporal.

Una sociedad que sacrifica el entorno natural en aras de la ganancia y del poder pone de manifiesto su insensibilidad a las necesidades humanas. El narcisismo del individuo refleja el de la cultura. Nuestra cultura se forma en consonancia con nuestra imagen y nosotros, por nuestra parte, adoptamos la forma que esa cultura nos impone.

Esta carencia de ansiedad y culpa, aunada a la ausencia de respuesta afectiva, confiere un aire de irrealidad a esta gente. Los narcisistas pueden reconocerse por su falta de humanidad. No sienten la tragedia de un mundo amenazado por el holocausto nuclear, no sienten la tragedia de una vida que transcurre en el intento de demostrar su valor ante un mundo indiferente. Por primera vez en su vida, ya adulto, este hombre pudo llorar y dirigirse a su esposa e hijos en busca de ayuda.

Sostengo que el narcisismo denota un grado de irrealidad en el individuo y en la cultura. A menos. Cuando describimos a.

Todos los pacientes se desesperan por tener a alguien que los comprenda. A menudo su conducta es autodestructiva. Los narcisistas aman su imagen, no su yo real. Por el contrario, sus actividades se orientan al engrandecimiento de su imagen frecuentemente a expensas del yo. Muchos de nosotros dedicamos mucho tiempo y dinero en seleccionar la ropa que ser para el tipo de imagen que querernos proyectar.

Creemos que la apariencia es importante y a veces llegamos a extremos para dar una apariencia favorable. El enamorarse de la propia imagen es decir, volverse narcisista se considera en el mito como una forma de castigo por no ser capaz de amar. La incapacidad para decir esas palabras identifica al narcisista.

Creo que tuvo que ser la belleza excepcional de Narciso. La historia y la literatura contienen muchos relatos de los tristes finales que tuvieron las vidas de gente bella. La historia de Cleopatra es uno de los ejemplos mejor conocidos. El adivino, por ser una persona de saber, comprende estos peligros. Par comprender esto es necesario aclarar el concepto de yo.

Debemos evitar confundir o identificar el ego con el yo. El ego no es el yo, aunque es la parte de la personalidad que percibe el yo. De hecho, el ego representa la autoconciencia o conciencia del yo: yo el ego siente percibe que estoy enojado. Se puede decir que las computadoras piensan; lo que no pueden hacer es sentir. En lugar de funcionar como un todo integrado, la personalidad se divide en dos partes: un sujeto activo que observa el ego , con el cual se identifica la persona, y un objeto pasivo, observado el cuerpo.

La mayor parte del yo consiste en el cuerpo y sus funciones, gran parte de las cuales funcionan por debajo del nivel de conciencia. El inconsciente es como la parte sumergida de un iceberg. Lo que sentimos depende de lo que sucede en el cuerpo.

La voluntad o ego es incapaz de crear un sentimiento, aunque puede tratar de controlar el sentimiento. El amor puede considerarse como el acto de compartir el yo con otra persona. La intimidad describe el acto de compartir el yo. Sin embargo, uno debe tener un sentido del yo para poder compartirlo. Si tenemos un sentido del yo, necesitamos a otra persona para compartirlo.

Si no hay un ego, no puede haber un sentido del yo. Pero si no se siente el yo, el sentido de identidad se liga con el sujeto mental. Nuestra identidad dual depende de nuestra capacidad de formar una imagen del yo y de nuestra conciencia del yo corporal. En una persona sana, ambas identidades son congruentes. El conflicto de personalidad ocurre cuando hay una falta de congruencia entre la imagen del yo y el yo.

La gravedad del conflicto es directamente proporcional al grado de incongruencia. Sin embargo, al mantenerse conscientes del cuerpo, permanecen orientados en el tiempo y en el espacio.

Hay que recordar que Freud dijo que en el narcisismo la libido se retira de los objetos del mundo externo y se dirige al ego. La gente se dedica a muchas actividades destinadas primordialmente al acrecentamiento de su imagen. El que a uno le publiquen un libro, por ejemplo, puede hacer grandes cosas por su ego. Uno puede basar su identidad en el hecho de ser un autor.

Pero no hace nada por el cuerpo de uno y poco por el propio sentido del yo que se basa en el cuerpo. Lo plano se refiere a un abdomen plano, es decir, sin panza. Es como si su cuerpo tuviera el rigor mortis. Si no existe tal suceso, no hay sentimiento, porque no hay nada que percibir.

Para volver a sentirlo, tiene que moverlo. La necesidad de proyectar y mantener una imagen fuerza a la persona a bloquear el acceso a la conciencia de cualquier sentimiento que pueda entrar en conflicto con su imagen. En las personas normales, las acciones van ligadas a los sentimientos que las motivan.

Tal carencia de sensibilidad se deriva de la insensibilidad hacia sus propios sentimientos. Compartimos su dicha cuando se siente feliz. Una de las formas de favorecer el narcisismo que tiene nuestra cultura es exagerar la importancia de ganar. La respuesta a esta pregunta es que cada uno de ellos es un aspecto del otro. Los ejecutivos que explotan a sus empleados y los artistas del timo que estafan a los ancianos pensionistas operan bajo los mismos principios.

Viven de su ingenio, y se identifican con su capacidad de tomarle el pelo a la gente. A los soldados se les entrena para ver al enemigo como una imagen los japoneses, los alemanes, los nazis, etc. No se permiten sentir miedo dolor o tristeza. Pero, a diferencia de los soldados, que no tienen contacto personal con los seres humanos que tan, estos chicos se hallaban en presencia de una persona, viva. Por ejemplo, las circunstancias de nacimiento, familiares y relativas a la historia de una persona, son hechos definibles.

Falsificarlos es mentir. Prefiere creer que es otra persona, alguien especial y superior. No siente culpabilidad. En este sentido, han perdido la capacidad para discernir lo verdadero de lo falso. Volvamos al ejemplo del impostor. El actor ha llegado a identificarse hasta tal punto con el papel que representa que le parece real.

Veamos el caso de Beatrice. Su problema era la falta de sentimientos, en especial de sentimientos sexuales. Al igual que la Bella Durmiente, esperaba un salvador que la rescatase y le devolviese la vida. Se pueden ahogar los sentimientos matando el cuerpo y reduciendo su movilidad.

El sentimiento de amor, por ejemplo, se experimenta como un impulso para llegar hasta alguien; la ira, como el impulso de golpear; la tristeza, como el impulso de llorar. En otros casos, es en la mirada donde se expresa el enfado que ha salido a la superficie. Sin embargo, tales impulsos pueden salir a la superficie en forma de un sarcasmo mordaz. Su cuerpo aparenta tener vida y gracia, lo que parece sugerir la presencia de emociones.

Pero, por el mismo proceso, rechazamos verlos o los ignoramos. Por ejemplo, raramente nos permitimos ver el dolor y la tristeza en el rostro de las personas que amamos. Pocos son los padres que advierten la infelicidad en la cara de sus hijos. En efecto, no vemos lo que no queremos ver. Mucha gente que camina por las calles de ciudades grandes como Nueva York no ve la, suciedad ni oye el ruido.

De hecho, bloqueamos o negamos ciertos aspectos de la realidad a modo de autodefensa. No podemos negar aquello que no conocemos. Cerramos los ojos a ella. Y lo consigue. No todo narcisista consigue poder ni toda persona que tiene poder es narcisista, pero la necesidad de poder es parte del trastorno narcisista. No desear o no sentir deseo es una defensa para que no te hieran.

Si uno no siente miedo, entonces tampoco se siente vulnerable; presume entonces de que no le pueden herir. Carente de la fuerza efectiva que surge de los sentimientos intensos, el narcisista necesita y busca el poder para compensar esa deficiencia. Si se cuenta con suficiente dinero o poder uno puede dotar a cualquier imagen de parecido significado y fuerza.

Y di hecho lo es. Todos nosotros somos vulnerables, en el sentido de que estamos expuestos a que nos hieran, nos rechacen o nos humillen. Pero no todos negamos los sentimientos, no todos intentamos proyectar una imagen de invulnerables y superiores, no todos luchamos por este poder.

La diferencia entre unos y otros reside en las experiencias de la infancia.

J.WEINGREEN A PRACTICAL GRAMMAR FOR CLASSICAL HEBREW PDF

El Narcisismo - A. Lowen

.

MANEJO DE BOMBA DE INFUSION PDF

EL NARCISISMO: LA ENFERMEDAD DE NUESTRO TIEMPO

.

LE50 DATASHEET PDF

.

BENBERIM GATEAUX SECS PDF

.

Related Articles